El camino de la supervivencia

El camino de la supervivencia

Lo importante en las artes marciales no es la victoria, sino la supervivencia. Las técnicas más importantes del Budo son aquellas que protegen las vida, es por esto que se dice que el verdadero y ultimo secreto de las artes marciales es “ganar sin luchar”.  Takamatsu Toshitsugu escribió:

  • Aprende primero que cualquier dificultad que tengas que soportar es sólo temporal.
  • Comportate siempre de forma correcta.
  • No te encomiendes a la avaricia, la indulgencia o el egoismo.
  • El dolor y el odio forman parte de la vida; entiende también que son regalos de los dioses.
  • Nunca te desvies del camino de la fe ni del de las artes marciales. Aspira a mantenerte en ambos caminos, el de la pluma y el de la espada.

En esto cinco artículos se encuentran la esencia del budo y del ninjutsu.

El ninja era aquél cuya existencia expresaba el espíritu del budo. Se protegía a si mismo y a su familia, no con las técnicas del asesinato sino más bien con la sensación y la conciencia. Evitaba el conflicto innecesario, incluso si iba armado con una espada buscaba la manera de resolver la situación sin tener que llegar a mancharla. Éstas eran las verdaderas técnicas del ninjutsu. Éste era el arte en el cual el ninja se entrenaba, de forma persistente, a lo largo de toda su vida.

El ninja no valoraba la supervivencia en función del miedo a la muerte. El ninja ejercía la resistencia a lo largo de su vida secreta con el fin de protegen a su familia y clan. Su duro entrenamiento le dotaba de un espíritu fuerte pero flexible, además de proporcionarle las habilidades marciales necesarias para enfrentarse a cualquier situación, todo ello con un sentimiento de conciencia aplicable de forma universal. El ninjutsu es el arte marcial definitivo: un ninja no muestra la intención de luchar y persevera únicamente con algunas “causas nobles”, simplemente con el espíritu de soportar las crueldades tanto de la vida como de la muerte.

La esencia de un Ninja.

El ninja aspiraba a convertir su espíritu y su técnica en una sola cosa y también a transformarse en alguien común “fuera de lo común”. Algunos intentaron convertirse en superhombres a través de su entrenamiento en el ninpo, pero no lograron un gran éxito como ninja. Es bastante fácil convertirse en superhombre; el ninjutsu te hace tomar conciencia de lo difícil que es convertirse en un ser humano “normal”.

La esencia de un shinobi se centraba en gran medida en l providencia natural, es decir, en lo que podían proveerle el cielo y la tierra. Esto dio nacimiento al sakki-jutsu o sacchi-ho, métodos de anticipación y percepción. El ninja conocía las leyes de la naturaleza y por lo tanto podía percibir sus grandes cambios. Eran capaces de hacer un uso hábil tanto de las condiciones naturales como de sus desastres para aplicar el ninjutsu en el momento adecuado. Esto es lo que conocemos como tenmon, unas de las ramas de los estudios marciales.

Por ejemplo, al observar cómo los gorriones o pollos escarbaban en busca de comida por la noche, o como buscaban algún lugar elevado para dormir en algún bosque denso; o al ver, también, a grandes grupos de luciérnagas u otros insectos volando en el interior de las casas en verano, o las carpas chapoteando e no la superficie del agua, se dieron cuenta de que todos estos signos eran indicios de lluvia. Contariamente, si los milanos volaban en círculos altos en el cielo o los gorriones y pollos se iban a descansar temprano sin apenas molestarse en buscar comida, esto predecía el buen tiempo. Si los insectos que normalmente vivían en lo alto de las copas de los árboles bajaban, si las alondras que suelen volar alto trisaban su característica llamada de bajo alcance, y si las hojas de los juncos o la hierba se estiraban de lado, todos ellos eran signos de tormenta.

Los ninja siempre prestaban mucha atención a tales cosas tan cotidianas. Así, de esta forma, si notaban cualquier estímulo procedente del exterior, por pequeño que fuera, podrían responder inmediatamente. Esto se debía a que mantenían sus entornos de forma tal, que podían racionar de forma instantánea ante cualquier cambio sin ser sorprendidos jamás. Alguien con el sentido de la supervivencia: ésta era la esencia del ninja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies